La importancia de la planificación financiera

Los que nos lleváis un tiempo leyendo sabéis lo cansinos que somos con la planificación financiera. Con tener siempre un plan para todo. Para hacer un viaje, para hacer un gasto grande, para invertir…Pues bien, lo que os voy a contar que nos pasó la semana pasada es una buena prueba de lo que pasa cuando no planificas, mínimamente, las cosas.

Un poco de contexto

Para entender de lo que hablamos hoy, os tenemos que poner en situación.

Nosotros disponemos de nuestra cuenta de ahorro en ING. Ahí es donde va a parar la nómina de I’LL y dónde están domiciliadas todas las facturas: agua, luz, internet, seguro médico..Además de el alquiler. Es nuestra cuenta principal.

También disponemos de una cuenta en COINC para sacar alguna rentabilidad extra a nuestro colchón y para las compras en Amazon o reservas de hotel.

Alternativamente tenemos otra cuenta en UK dónde yo recibo mi nómina. Y por último tenemos 3 brokers: el propio ING, Self Bank e Interactive Brokers.

planificación financiera

Pero además, tenemos que tener en cuenta otros lugares en los que tenemos algo de dinero y que no son considerados “cuentas bancarias”. Hablo de sitios como Paypal, Revolut, BlaBlaCar, Amovens…

Como se puede ver, hay muchos sitios en los que podemos tener liquidez. Y de hecho, tenemos algo en cada uno de ellos.

Además, otro dato importante para lo que os vamos a contar, pagamos el alquiler el 4 de cada mes e I’LL suele cobrar su nómina la segunda semana de cada mes (con suerte), por lo que normalmente siempre estamos pendientes de tener al menos 1 mes de gastos en ING antes de recibir ingresos. Como este mes el 4 fue Sábado, teníamos que pagar el Alquiler el Lunes siguiente.

Lo que os vamos a contar ahora nos ha ocurrido este fin de semana pasado, en concreto el Miércoles, Jueves y Viernes.

Comienzan los problemas

El Miércoles de la semana pasada salieron a la venta una entradas para un evento deportivo que no teníamos en mente en un principio (básicamente porque no sabíamos que iba a tener lugar). Como siempre en este tipo de casos, no lo pensamos dos veces, miramos la agenda de ocio y si no hay problema de fechas compramos las entradas. Y eso hicimos.

Pues bien, este gasto imprevisto nos había descuadrado el inicio de mes. Teníamos el dinero suficiente para pagar el alquiler hasta que I’LL cobrara, pero este gasto no previsto nos dejaba sin saldo suficiente en ING. Raro es el mes que no asistimos a algún tipo de evento, por tanto ni se nos ocurrió echar cuentas.

En un principio el pánico se apoderó de mí. De no haber comprado las entradas, no tendríamos ningún problema. Es más, si solo tuviéramos una cuenta bancaria, no podría escribir este artículo, porque no habría tal problema. Sin embargo, las cosas son como son.

Ese mismo día apenas puedo conciliar el sueño. Duermo poco y muy mal dándole vueltas a cómo vamos a salir del atolladero de la mejor manera posible (sin pagar costes extra ni comisiones).

Por suerte, el Jueves cobramos los dividendos de Abertis e Inditex. Con ellos prácticamente podríamos cubrir el alquiler. Tan solo necesitábamos un puñado de Euros que podríamos conseguir a través de Revolut.

La mañana del Jueves todo es más optimista. El plan era sencillo. Traspaso unas cuantas libras a Revolut, las transformo a Euros, voy a cualquier cajero, saco el dinero necesario y lo ingresamos en un cajero ING. Suerte que tenemos Revolut.


Otra de arena

Cuando la tranquilidad empezaba a aparecer, recibo un mail de ING. Me avisa (y menos mal) que el Lunes me cargarán el segundo pago de Hacienda. Sí, el ¡¡mismo Lunes!! La ansiedad está de vuelta. Tenemos dinero más que suficiente para no estar con estos problemas, me digo. El problema es que no está donde debería estar.

Tras unos minutos de lamentos, nos tranquilizamos. En lugar de traspasar una cuantas libras, traspasamos unas cuantas + x. No pasa nada. Cualquier otra opción quedaba descartada, pues no daría tiempo a que el dinero estuviera en ING para el Lunes por la mañana temprano.

Voy a ING para hacer las cuentas y no tener que traspasar más del dinero justo y necesario y tercer golazo: nos habían cargado la factura del agua esa misma mañana. ¡La de los 3 últimos meses!

Para colmo, el Viernes toca compra en supermercados y tenemos planeado pasar el Sábado en una ciudad cercana a en la que residimos que nos encanta y a la que vamos muy a menudo, por lo que habrá gastos a los que tenemos que hacer frente.

El remate final

Como el Sábado tenemos que viajar y siempre nos gusta hacerlo con el tanque lleno, nos toca pasar por la gasolinera. Este gasto no es un problema para esta situación ya que pagamos con la tarjeta UK en libras directamente. Echamos gasolina y como siempre nos disponemos a pagar.

Sacamos la tarjeta, metemos el pin y, sorpresa, sorpresa, pago rechazado. ¿Cómo? La chica de la gasolinera nos dice: ¿Estará la tarjeta caducada? Miramos, y efectivamente. Caducada desde hace 2 días…¿En serio? Le pedimos disculpas y le decimos que vamos a intentar sacar dinero del cajero que tienen a la entrada. Qué ilusos…¡si está caducada! Nos toca pagar con la tarjeta de ING…

Ya no nos valía con usar Revolut, puesto que la cantidad necesaria a traspasar es más alta que la que puedes sacar en el cajero sin comisión. Otra noche movidita…

Por fin la de cal

Cuando ya nos veíamos teniendo que pagar comisión por sacar dinero más el cambio de moneda, una buena noticia.

El Viernes, I’LL me escribe desde el trabajo. Ha hablado con su jefe y cobrará hoy. La sensación de relajación es indescriptible, pero las dos noches casi sin dormir no me las quita nadie. Ya no necesitamos usar Revolut, ni pasar libras ni nada por el estilo. Hemos tenido suerte y nos hemos librado por los pelos.

Dormir mejor

Las dos noches que pasaron desde que fuimos conscientes del error cometido al comprar las entradas hasta que I’LL cobró su nómina, las pasé fatal. Apenas pude pegar ojo dándole vueltas a cómo íbamos a solucionar la papeleta.

Y no porque la situación fuera grave. Es más, era fácilmente salvable. Solo tendríamos que asumir los costes y listo. De hecho, he estado en situaciones muchísimo peores a lo largo de mi vida, pero entonces no tenía el conocimiento financiero que tengo ahora. Y es quizás por eso que pasé unas noches tan malas. Supongo que cuando te preocupas tanto por las finanzas y la economía doméstica, pagar de más cuando puedes evitarlo tan fácilmente, fastidia bastante.

Esas innumerables vueltas en la cama sin poder dormir han reforzado dos ideas.

¿Por qué invertimos en bolsa a largo plazo?

Os podría dar muchos motivos por los que invertimos en bolsa a largo plazo: para tener un futuro mejor, porque nosotros no vamos a recibir ni un euro de las pensiones, por tener unos ingresos extra cada mes, para no depender de un trabajo…Pero, la principal es para vivir mejor de lo que lo hacemos ahora. Y esto incluye, por supuesto, dormir mejor y evitar este tipo de circunstancias.

La importancia de la planificación financiera

La importancia de tener una correcta planificación financiera. Si la hubiéramos tenido no habría pasado esto. No era un problema de recursos, era un problema de la organización y distribución de los mismos. Es muy importante actuar por adelantado. Una buena planificación supone el 90% del éxito de cualquier plan.

Si hubiéramos planificado mejor esta situación de las diferentes cuentas no habríamos pasado por esto y no estaría escribiendo estas líneas. Y por supuesto, habría dormido igual de bien que cualquier otro día desde que invertimos en bolsa.


Acciones a tomar

Como, evidentemente, queremos evitar volver a repetir esta situación, hemos tomado una serie de medidas para evitar que esto vuelva a pasar. Lo primero es asegurarnos de tener al menos un par de meses de gastos cubiertos en ING.

En segundo lugar es estar pendientes de lo que tenemos que pagar y cuándo. Aunque lo de Hacienda es algo muy específico y no tocará hasta el año que viene, nos puede pasar con cualquier otra cosa.

Lo tercero, organizar mejor nuestra liquidez y minimizar todo lo posible el tiempo entre traspasos de efectivo si fuera necesario.

Y por último, hemos decidido hacer una planificación mensual en lugar cada cierto tiempo. Empezando, por ejemplo, con la campaña de Navidad. Éste será un buen ejercicio. Planificando por adelantado los posibles gastos mensuales extraordinarios, podremos protegernos mejor ante este tipo de situaciones. Somos bastante precavidos y planificamos las cosas bastante bien, por eso somos tan exigentes con nosotros mismos. Esto no nos debió pasar nunca.

Despedida

Somos muy conscientes de lo que nos ha pasado este fin de semana pasado no es muy habitual. Probablemente se trate de un cúmulo de infortunios que difícilmente se repetirán en el futuro, pero es un buen ejemplo de lo que una buena planificación te puede ahorrar.

No queremos volver a pasar por una situación así. Es por esto por lo que decidimos invertir en bolsa a largo plazo. No queremos pasar noches en vela pensando cómo salir de un problema financiero, que, en este caso, ha sido una minucia, pero no quiero ni imaginar si hubiera sido algo gordo.

Nunca viene mal, de vez en cuando, pasar por alguna situación así. Esto te recuerda el por qué estás en este camino, el de la IF, y por qué no debes alejarte. El por qué tienes que esforzarte al máximo para seguir y perseguir tus objetivos. A veces, se nos olvida. Y otras veces, te entran las dudas razonables: ¿Estaré haciendo bien? ¿No será mejor comprar y vender con plusvalías constantemente? ¿Y si me olvido de la bolsa?

Si te ha gustado, por favor, compártelo con tus amigos y conocidos utilizando los botones de abajo. También puedes seguirnos en Twitter donde comentamos casi a diario.

Poco a Poco…

Comparte:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedInShare on Tumblr

Deja un comentario

8 comentarios en "La importancia de la planificación financiera"

Avísame de
avatar
Víctor Murillo
Que identificado me he sentido con esa situación. En mi caso había meses que no me surgía nada, y de repente en un mes me llegaban todo tipo de invitaciones y acontecimientos inesperados (conciertos, cenas con amigos,…). Como no tenía el suficiente dinero en mi cuenta corriente para todas estos eventos (por aquel entonces tenia acumulado en esa cuenta 1 mes de gastos), a veces con mucha pena, me perdía alguno. La solución a la que llegue yo fue la siguiente: 1. Visión anual de mi presupuesto 2. Tener en mi cuenta habitual al menos 2 meses de gastos. Me… Leer más »
Capturando Dividendos

Que desastre todo lo que te paso lo importante es que ya sabes como manejarlo. Te has propuesto un plan y a ese vas para que no vuelva a pasar a veces es todo lo que tiene que pasar para uno aprender y tomar medidas distintas.

Elfarmaceuticoactivo

Buenas, interesante entrada. Yo hago una cosa, en la la cuenta del día a día donde domicilio todos los gastos y pagos con tarjeta siempre tengo aproximadamente 1.000 euros. Es como si el saldo cero fuera 1.000 euros. Puede ser una opción.
Saludos.

wpDiscuz