Invertir en bolsa: ¿Por dónde empiezo?

Una de las preguntas que más nos llega por email y redes sociales es ¿por dónde empiezo a invertir en bolsa? Y es cierto. Nosotros hablamos maravillas de la inversión en bolsa (sobre todo a largo plazo) pero ya llevamos unos años poniendo en práctica la estrategia. Nos parece una eternidad, tanto, que ni siquiera recordamos ya que alguna vez fuimos nosotros los que hicimos esa pregunta.

¡Apovecha las mejores ofertas disponibles solo por tiempo limitado!

Este artículo va dirigido a todos los que están empezando o quieren empezar a invertir en bolsa. Los que han llegado aquí buscando información sobre la inversión en bolsa a largo plazo. Los que están buscando por dónde empezar. Así que, si llevas un tiempo considerable invirtiendo, esto no te aportará nada con casi toda probabilidad, pero seguro que tú sí puedes aportar mucho de tu experiencia a esa gente que está empezando a invertir en bolsa. Recuerda que mientras más gente invierta, mejor será el mundo para todos.

invertir en bolsa



Así que, esta vez nos gustaría pedirte participación desde el principio (no al final, como siempre en la despedida) para poder hacer de este artículo una especie de guía para principiantes. Sin quitar que nosotros seguro que nos hemos dejado cosas, hemos pasado por alto otras o simplemente hemos dado por supuesto cosas que un recién llegado nunca daría (por experiencia, práctica…).

Y a ti, recién llegado, pedirte solo una cosa: pregunta. Pregunta todo lo que quieras saber/dudas que tengas. Sin miedo. No hay preguntas tontas, sino tontos que no preguntan. Seguro que tu pregunta nos la hicimos todos nosotros en su día, pero ya no lo recordamos. Seguro que tu pregunta nos ayuda a enfocar mejor el artículo y mejorarlo. Y sobre todo, tu pregunta seguro que ayuda muchísimo a otros que están empezando.

Hechas las presentaciones, comenzamos.

Invertir en bolsa es mucho más sencillo de lo que crees

Lo primero que tenemos que decir es que invertir en bolsa es mucho más sencillo de lo crees. De lo que te han hecho creer. Es, cuanto menos llamativo, lo «mal visto» que está en España el invertir en bolsa. Parece que es cosa de ricos. Ya sabéis, esa gente malvada que se lucra explotando al resto (nótese la ironía, por favor). Y nada más lejos de la realidad. Invertir en bolsa está al alcance de todos. Es más, debería ser obligatorio para todos.

No tenemos nada más que fijarnos en uno de los países más poderosos del mundo: Estados Unidos. Allí, invertir en bolsa no solo no está mal visto, sino que eres un bicho raro si no lo haces de alguna u otra manera. Y conforme vas adquiriendo experiencia y te interesas por este apasionante mundo, comparas y te das cuenta de por qué las cosas son como son a un lado y otro «del charco».

Para invertir en bolsa no hace falta ser un super dotado ni nada por el estilo. Tan solo hay que usar el sentido común, tener una mínima formación en finanzas y saber lo que se está haciendo. Ojo, hablamos de invertir en bolsa, no de ser el mejor inversor de todos los tiempos. Hay que ser realistas, eso no está al alcance de cualquiera. Pero la buena noticia es que no hace falta pelear ese distinguido título para poder generar unos ingresos pasivos que te permitan sanear tus finanzas, mejorar tu calidad de vida y dormir mucho más tranquilo y mejor.

La bolsa no es un casino…

pero puedo serlo. Si tu intención es pegar el pelotazo o hacerte rico en unos días/meses, siento decirte que esto no es para ti. ¿Puedes pegar el pelotazo y conseguirlo? Sí, pero tienes las mismas posibilidades de hacerlo que de ganar el euromillón. Por no hablar de que eso no es sostenible en el tiempo. Así que tú mismo.

Invertir en bolsa es otra cosa. Invertir en bolsa es hacer crecer tu patrimonio con el paso del tiempo. Sin prisa, pero sin pausa. Generar fuentes de ingresos pasivos alternativos. Y para eso necesitas tiempo.



Formación

Lo primero que te habrá dicho todo el mundo al que preguntas es que para invertir en bolsa hay que formarse. Y es así. No hay más. De hecho, si has llegado aquí es porque precisamente estás en la fase de formación.

Como todo en la vida, nadie nace sabiendo, así que toca aprender. Y para ello nada mejor que leer. En nuestra bibliografía (enlace de afiliación de Amazon) podrás encontrar una selección de 40 títulos para que elijas el que creas más conveniente, pero nosotros siempre recomendamos empezar por el mismo sitio, los libros de Gregorio: Educación financiera avanzada partiendo desde cero, Cómo invertir en Bolsa a largo plazo y Conoce la Bolsa y deja de tenerle miedo. Además, siempre recomendamos leer el Hombre más rico de Babilonia, Padre Rico, Padre Pobre y El inversor inteligente.

Habrá otros que recomienden otros libros para invertir en bolsa. Al final cada uno recomienda los que él/ella ha leído, pero los títulos siempre salen de una bolsa común. Al menos para empezar.

Con formación lo que se consigue es que te introduzcas en el mundo de la inversión, que sepas, más o menos, cómo funciona la bolsa, en qué consiste la inversión por dividendos, qué es un dividendo, qué es un fondo de inversión, qué tipo de ETFs existen…

Hay que tener en cuenta que nunca se deja de aprender. Por tanto, no pretendas saberlo todo en los primeros meses. Además, muy posiblemente, dentro de unos años, pensarás de manera totalmente diferente a como lo haces ahora. Esto es consecuencia de la experiencia y los conocimientos adquiridos. Pero tranquilo, no es nada fuera de lo normal.

Además de nuestra bibliografía te recomendamos echarle un vistazo al foro de Gregorio. Regístrate, crea tu propio hilo y expón tu situación dando todos los detalles que quieras. Esto te servirá para ordenar ideas, ver las cosas con más claridad y lo más importante, recibir feedback. No tengas miedo, la gente allí es muy respetuosa, participativa y constructiva.

Échale un vistazo a los hilos de los demás para ver su evolución, cómo comenzaron, lo que pensaban en su momento, sus dudas, sus miedos… Se aprende mucho.

Colchón de gastos

Como parte de la formación verás que todos empiezan por lo mismo: hay que formar un colchón de gastos. Esto es, una cantidad de dinero que cubra todos tus gastos durante X meses. X es un número con el que tú y solo tú se tiene que sentir cómodo. Depende mucho de lo conservador que seas, de la estabilidad de tu trabajo, de la facilidad que puedas tener para encontrar otro trabajo si pierdes el tuyo, de tu capacidad de ahorro… Pero, antes de invertir en bolsa, hay que tener un colchón.

Hay gente que tiene suficiente con 6 meses. Otros prefieren 1 año y otros hasta 2. No hay un número correcto. Todos lo son mientras te sientas seguro con él y se ajuste a la realidad de tu situación.

invertir en bolsa

El colchón es un dinero que debe estar en una cuenta de acceso rápido. Está para cubrir emergencias imprevistas. No está para comprarte el último iPhone o irte de vacaciones. Estos dos últimos ejemplos deben salir del ahorro mensual, no del colchón.

El colchón está para cuando se te avería el coche, se te estropea el frigorífico, pierdes tu trabajo de un día para otro… En definitiva, gastos que no se pueden predecir ni por tanto planificar.

La forma de crear el colchón es variable. Lo normal es que si estás leyendo estas líneas es porque tienes un dinero ya ahorrado que no sabes qué hacer con él (la gran mayoría empezamos así). Aquí tienes varias opciones: formar el colchón completo con ese dinero ahorrado o destinar parte al colchón y parte a invertir en bolsa e ir completando el colchón con ahorro mensual. Se ve mejor con un ejemplo:

  • Supongamos que tengo 10.000€ ahorrados y considero que mi colchón debe ser de 6.000€. Tendría dos opciones:
    • Destinar 4.000€ de esos 10.000€ a invertir en bolsa y dejar los otros 6.000€ para el colchón.
    • Destinar 7.000€ a inversión y dejar los otros 3.000€ para el colchón.

En el primer supuesto, no tendría que destinar ahorro mensual al colchón y tendría más para invertir en bolsa.

En el segundo supuesto tendría el colchón a la mitad y tendría que destinar parte del ahorro mensual a completar el colchón.

En este tipo de supuestos, nosotros preferimos la primera opción. Pero ya decimos, es una opinión y decisión totalmente personal. Elige la que mejor se adapte a ti y con la que te sientas más cómodo.



¿Qué pasa si mis ahorros son menores a lo que considero necesario como colchón?

En este caso estás en las mismas. Deberás decidir si todos tus ahorros van al colchón o decides invertir parte. Lo que es seguro es que parte del ahorro mensual debe ir destinado al colchón sí o sí. Con la opción anterior podías decidir, con esta no.

Nuevamente, nuestra opinión personal es la de destinar todos los ahorros al colchón y destinar más parte del ahorro mensual al colchón que a invertir en bolsa hasta completarlo.

En cualquier situación, nosotros te recomendaríamos no empezar a invertir en bolsa hasta que tengas el colchón formado al menos al 90%. En caso de que decidas destinar parte de tus ahorros al colchón y parte a invertir en bolsa sin haber terminado de completar el colchón, nosotros destinaríamos más ahorro mensual al colchón que a inversión. Cuando éste esté cerca de ser completado, invertiríamos las tornas: destinar más ahorro mensual a inversión que a colchón pero sin dejar de aportar al colchón hasta que éste esté completo.

Ahorro

Es el primer paso que deberíamos dar. El dinero destinado a invertir en bolsa debe ser aquel que no vayamos a necesitar ni a corto, ni a medio plazo. Es un dinero que de no tenerlo, podríamos seguir con nuestra vida perfectamente. Por eso es importantísimo crear el colchón de imprevistos y tener muy claro para qué sirve y para qué no.

Dicho esto, el ahorro es fundamental. Ahorrar significa gastar menos de lo que se ingresa. Si gastamos más de lo que ingresamos, o lo mismo, no podremos invertir jamás. Es más, no deberíamos. Por tanto, tenemos que ahorrar. Y para ello tenemos que saber en qué gastamos nuestro dinero.

Hay dos maneras de ahorrar. Una es aumentando los ingresos (la más complicada) y otra es reduciendo los gastos (la más sencilla). Cualquiera de las dos requiere llevar un control de nuestros gastos. Nosotros utilizamos una excel muy sencilla que además compartimos de manera gratuita para todo aquel quiera usarla. Ya sea como principal o como plantilla. Puedes encontrar toda la información al respecto en este artículo.

Define un objetivo

Debes definir un objetivo. ¿Por qué quieres invertir en bolsa? ¿Cuál es tu fin? Algunos ejemplos de respuesta a esta pregunta serían: conseguir la independencia financiera, tener un complemento mensual, una cantidad anual de beneficios, dejarle un legado a tus hijos…

Definir un objetivo te permitirá centrarte, definir mejor una estrategia y no dar bandazos que suelen costosos.

Nosotros siempre nos hemos marcado como objetivo principal conseguir la independencia financiera. Pero además, nos marcamos objetivos anuales: reducir el gasto en un x%, aumentar nuestros ingresos un y%, aumentar la cantidad destinada a invertir en bolsa, aumentar nuestro colchón de imprevistos, ahorrar el dinero necesario para las vacaciones del año siguiente…

Te hablamos sobre los objetivos en este artículo.

Éstos son solo ejemplos que te pueden ayudar a definir los tuyos. No copies, inspírate y adáptalo a tu situación y circunstancias particulares. Cada persona es un mundo y no existen dos objetivos 100% iguales.



Define una estrategia con la que te sientas cómodo

Fundamental. Es normal empezar a invertir en bolsa sin saber muy bien dónde nos metemos. Todos lo hacemos y al principio es inevitable, porque de otro modo no empezaríamos nunca. Sin embargo empezar a invertir en bolsa sin tener claro el rumbo (la estrategia) nos va a llevar, con casi total seguridad, al desastre.

Es fundamental definir qué es lo qué queremos conseguir y cómo lo queremos conseguir. Teniendo clara la estrategia, es muchísimo más sencillo superar los obstáculos que iremos encontrando a lo largo del camino, que ya os decimos que serán muchísimos.

Estrategias hay muchísimas. Y nuevamente, no existe la estrategia perfecta. Es más, aunque podríamos nombrar un puñado de estrategias globales (dividendos, revalorización, fondos, etfs…), cada circunstancia es un mundo. Por tanto, dos personas invirtiendo en fondos, por ejemplo, podrían llevar estrategias totalmente diferentes. Y esto es normal, porque no existe la estrategia perfecta. Tendrás que coger la que mejor se adapte a tus circunstancias, psicología, gusto…

La estrategia que elijas será tan válida como cualquier otra, porque es la que mejor se adapta a ti. Y solo tú sabes con exactitud cuáles son tus circunstancias. Por tanto, es bueno escuchar críticas constructivas que te pueden ayudar a mejorar tu propia estrategia, pero no hagas caso de todo el ruido que vas a escuchar al respecto. Lo importante es que hagas las cosas convencido y por propia iniciativa y no porque alguien te ha dicho que lo hagas así o asao.

Hay que ser flexible con la estrategia. Ojo, flexible, no variable. Cambiar constantemente de estrategia es un error muy común que te llevará a perder dinero. Ser flexible te permite ajustar cosas que te harán mejorar la estrategia. Ya sea en rentabilidad o en tranquilidad para ti y tu familia.

Estrategias hay miles, como ya hemos dicho, pero si quieres saber la estrategia que seguimos nosotros, échale un vistazo a este vídeo. Es una charla que dimos en la Universidad de Málaga en 2020:



Elige un broker

Un broker es un agente o empresa que se encarga de ejecutar las operaciones de compra o venta de instrumentos financieros que sus clientes le solicitan. Es la aplicación que necesitas para poder invertir en bolsa. Sin un broker, no puedes invertir en bolsa.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que el broker perfecto no existe. Por tanto, no lo busques. Compara todas las opciones disponibles y elige aquel que mejor se adapte a tus necesidades y circunstancias. Éstas van a depender siempre de tu estrategia y de tu capacidad de ahorro.

Si tu estrategia es a largo plazo, asegúrate, al menos, de esto:

  • No tiene comisión de custodia o es evitable: la comisión de custodia es la que se paga por el simple hecho de tener tu cartera de acciones en un broker. Hay brokers que te cobran sí o sí, otros en los que te la puedes evitar cumpliendo una serie de requisitos y otros que directamente no tienen. Hay gente que prefiere pagarla con tal de tener su cartera de acciones en sitios en los que les proporciona seguridad (bancos sistémicos, por ejemplo). Si bien esta comisión es asumible, nosotros somos de los que pensamos que si se puede evitar, mejor.
  • Si te decantas por la estrategia de dividendo, no tiene comisión por cobro de dividendo: la comisión de compra/venta se paga una sola vez en la vida por operación. Sin embargo, si vas buscando los dividendos, éstos los cobrarás durante toda tu vida muchísimas veces (Disney te pagará 2 veces al año durante toda tu vida, Pepsi 4 veces al año, Realty Income todos los meses…). Pagar una comisión de por vida, no parece muy acertado.

Algunos de los brokers más habituales de la comunidad son: ING, Self Bank, ClickTrade, Renta4 o Interactive Brokers. En este artículo encontrarás más información sobre qué es un broker y los análisis detallados de los más habituales. Seguro que te ayuda a tomar una mejor decisión.

Crear una lista de empresas

Si tu estrategia elegida es la de comprar acciones de empresas (dividendos, value, dividend growth investment (DGI)…), una vez nos hemos formado lo suficiente y creado nuestro colchón de gastos (o al menos un plan para constituirlo), es hora de meterse en harina. Lo siguiente sería crear una lista de empresas potenciales de entrar en nuestra cartera.

Aquí es donde hay que hacer un gran trabajo. Requiere tiempo, esfuerzo y atención. Pero tenemos una buena noticia para ti. Si te curras la selección de empresas, el esfuerzo de seguirlas se reduce muchísimo. Todo el tiempo que emplees ahora en hacer esa selección no será nada comparado con el que ahorras después. Así que no lo hagas a la ligera. No tengas prisa. Tómate tu tiempo. Es importante empezar con buen pie y sin prisas.

Sí, ya lo sé, no tienes ni idea de cómo o por dónde empezar. Tranquilo, que aquí te echamos una mano para que sepas por dónde empezar a mirar. Por ejemplo, echa un vistazo a nuestro radar donde verás las empresas que nosotros seguimos. No se trata de copiarlas, se trata de que tengas una base de datos de empresas más seguidas de la que luego hacer tu selección. Ojo, estas listas son muy útiles si tu estrategia es la de dividendos, si tu estrategia es otra, no te valdrán para mucho. Tenlo en cuenta.

Échale un vistazo a la base de datos de Gregorio donde encontrarás muchas otras. Como verás, un alto porcentaje de ellas se repiten. Y eso es lógico, ya que las empresas con un buen historial de reparto de dividendo no son tantas. No hemos inventado la pólvora precisamente…

Otras lista muy buena a consultar es la de los aristócratas del dividendo.



No te olvides de la diversificación

La diversificación no es que sea clave, es que es fundamental y obligatoria a la hora de invertir en bolsa. Create una cartera modelo lo mejor diversificada posible:

  • Tiempo (no hagas todas las compras de golpe, deja espacio entre ellas)
  • Empresas
  • Sectores
  • Países
  • Monedas

La diversificación merma algo la rentabilidad pero diluye muchísimo los errores de inversión. Tanto en cantidad como en tiempo.

Diversificar te protege de tus propios errores. Absolutamente nadie sabe qué hará una cotización el día de mañana, por tanto nadie sabe si Pepsi lo hará mejor que Coca-Cola o viceversa. Diversificar en este caso sería comprar la dos. Esto te protege de haber elegido la peor, aunque te priva de haber elegido la mejor. Lo más probable es que las dos lo hagan bien en el largo plazo como lo han ido haciendo hasta ahora.

Fiscalidad

Tranquilo, no te asustes. No hay que ser un experto en fiscalidad, pero conviene tener unas nociones básicas sobre a lo que nos vamos a tener que enfrentar cuando decidimos invertir en bolsa.

Conocer la fiscalidad de antemano nos ayudará a tomar mejores decisiones. Si bien es importante, nosotros consideramos que no es algo fundamental, y el hecho de hacer una sección específica para la fiscalidad responde más a saber hacer las cosas bien, que a maximizar la rentabilidad.

Dependiendo de tu tipo de estrategia, tendrás más obligaciones o menos, y más o menos complejas. Pero como regla general podemos decir que no es para tanto. Como casi siempre cuando hablamos de invertir en bolsa.

En nuestro blog podrás encontrar varios artículos relacionados que te vendrán muy bien y te quitarán el miedo a no invertir en bolsa solo por esto: cómo meter los dividendos en la declaración de la renta, cómo meter la venta de acciones, fiscalidad de las cuentas multividisa, modelo D6, modelo 720, fiscalidad de los dividendos extranjeros



Despedida

Invertir en bolsa es mucho más fácil de lo que siempre has creído y es algo que todo el mundo debería hacer. Eso sí, no existe una única manera de hacerlo. Hay muchísimas. Cada uno debe encontrar la que mejor se adapte a sus circunstancias personales. Lo que puede funcionarle a 20, no tiene por qué funcionarte a ti, así que busca tu propia fórmula.

La paciencia es nuestro mejor aliado. Es una carrera de fondo, no intentes llegar al kilómetro 100 sin haber pasado antes por el 20. Ni a éste sin haber pasado antes por el 3.

En este blog encontrarás muchísimos más recursos para saber más acerca de invertir en bolsa (y especialmente a largo plazo, la estrategia que nosotros seguimos y que recomendamos). Date una vuelta, bucea y sobre todo, ¡pregunta!

Si te ha gustado, por favor, puntúa el artículo con las estrellas de abajo y/o compártelo.

No te olvides de suscribirte al blog para no perderte nada de lo que publicamos. También puedes seguirnos en Twitter donde comentamos casi a diario. Sigue nuestra faceta más personal en Instagram.

Poco a Poco…

Suscribirme
Avísame de
guest
27 Comentarios
el más nuevo
el más antiguo el más votado
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios