Tasa de ahorro: ¿Por qué la tenemos tan alta?

Muchos de vosotros nos habéis hecho llegar lo magnífica que es nuestra tasa de ahorro. Y es cierto. Es muy buena teniendo en cuenta nuestra filosofía. Otros nos han invitado a ser más sinceros y transparentes. Y como no tenemos ningún problema con ello, hoy queremos contaros los motivos por los que creemos que es tan alta.

Aviso a navegantes. Esto no es un artículo generalizando sobre el ahorro. Es un artículo en el que contamos por qué NOSOTROS tenemos una tasa de ahorro tan alta. Cuales son las circunstancias (NUESTRAS CIRCUNSTANCIAS) que permiten esa tasa de ahorro. Y dónde creemos que está la clave/s en NUESTRO caso.

Sueldos

Evidentemente tener 2 sueldos es determinante para tener una buena tasa de ahorro. A más ingresos, más posibilidades de tener una tasa de ahorro alto. Aunque bien es cierto, que el ahorro viene determinado, generalmente, por los gastos, no por los ingresos. Lo que pasa es que si eres capaz de estabilizar dichos gastos, si tus ingresos suben, tu tasa de ahorro también. Pero el trabajo hay que hacerlo en los gastos y no en los ingresos.

Por ejemplo, puedes ingresar 10.000€ al mes, pero si gastas 8.000€, tu tasa de ahorro será del 20% (muy baja). Mientras que una persona (o pareja) que ingrese 2.000€ y gaste 1.000€ al mes, tendrá una tasa de ahorro del 50% ingresando una quinta parte. Por tanto, el ahorro viene determinado más por los gastos que por los ingresos.

Dicho esto, nuestro sueldo conjunto es muy bueno. Somos muy conscientes de ello y mentiríamos si dijéramos lo contrario. Ahora bien, para los campos en los que trabajamos, la formación y experiencia que atesoramos y es requerida, nuestros sueldos son normales. Están en la media si comparamos nuestro sueldo con aquellos con la misma formación y experiencia. Hemos trabajado duro y sacrificado muchas cosas para llegar hasta donde nos encontramos.

Lo que no podemos hacer es comparar peras con manzanas.



Sheila

Es profesora de academia de idiomas privada. Para los que no conozcan el sector y sus tejemanejes, en todas las academias de idiomas se cobra por hora. Es decir, hora que trabajas, hora que cobras. Hora que no trabajas, hora que no cobras. Además, en la gran inmensa mayoría, tus vacaciones son cuando la academia cierra: Navidad, festividad local y Semana Santa. Por supuesto, sin cobrar estos días, porque cobras por horas y esos días no has trabajado (aunque tú quisieras haberlo hecho).

Si necesitas un día para ir al médico o cualquier otra cosa, no cobras (no lo has trabajado). Por tanto, tu sueldo depende de los días lectivos de ese mes. Y de las horas que tengas asignadas en la academia, claro. Es decir, si tienes solo un curso a la semana de 2 horas, cobrarás mucho menos que si tienes 4 o 5 cursos. Esto es de cajón, pero importante.

Importante porque cuando empiezas en una academia nueva, es muy normal que lo hagas con 2-3 horas semanales. ¿Por qué? Porque si esa academia busca a alguien es, normalmente, por dos motivos:

  • Que se le haya ido alguno de los profesores titulares (mejor caso posible para entrar).
  • Le haya salido un nuevo curso que se solapa con las horas de los profesores titulares (peor caso para entrar).

Lo más habitual es el segundo caso. Es por esto que cuando alguien lleva un tiempo en una academia y ha cogido bastantes cursos (cursos = horas) no decide buscar otra cosa. Porque de hacerlo empezaría con un sueldo mucho menor (menos horas). Al no haber movimiento de profesores entre academias, estas solo contratan nuevos profesores para las horas solapadas. Es la pescadilla que se muerde la cola.

Por tanto, este tipo de trabajo no se puede comparar a aquellos que tienen un sueldo fijo al mes. Por ejemplo, un sueldo de 1.000€ al mes se recibirán independientemente de si un mes tiene 3 festivos o ninguno. Sheila, en el primer caso (3 festivos) cobrará menos que en el segundo caso (ninguno). Es decir, sueldo variable. E indeterminado hasta final de mes. Nunca sabes si a mediados de mes vas a necesitar un día libre o te cancelan algún curso.

Si tienes muchas horas, puedes tener un sueldo medio decente, pero tienes que trabajarlo. Además, hay que contar las horas en casa corrigiendo, preparando clases, mirando material escolar, con los padres, decorando clases (Halloween, Navidad…)…Horas que no se cobran, evidentemente. A más horas de clase, más horas en casa (más alumnos, más composiciones que corregir, más clases que preparar, más padres preguntando por sus hijos…).

En la “época dorada” en la que tenía más de 40 horas de Lunes a Jueves (sí, sí, de Lunes a Jueves. No es una errata) y le pagaban con normalidad, su sueldo era muy bueno. Pero como veis, se lo curraba. Recordar que no eran solo 40 horas de clase. Hay que sumarle las horas en casa corrigiendo y preparando clases.

Como ya nos contó aquí, Sheila cambió de academia y empezó con menos de 20 horas semanales. Y así estará, como muy pronto, hasta el comienzo del curso que viene.

Ilde

Mi sueldo es normalito para el sector en el que me muevo. Ni muy alto, ni muy bajo. Normal. Lo que pasa es que yo trabajo en UK, y los sueldos (y la divisa) están a otro nivel.

Trabajo en una empresa de apuestas como jefe de proyectos en el departamento tecnológico. Luego, además de un perfil técnico y experiencia, se requieren otras habilidades como comunicación, tratar con gente y, por supuesto, un manejo muy alto de Inglés. Es decir, es un puesto que requiere bastante formación, responsabilidad y experiencia. Y eso, fuera de España, se paga.

Por tanto, si comparas mi sueldo con aquellos trabajos que no requieren tanta formación ni experiencia (no diré ninguno para no herir sensibilidades ni para que nadie pueda sentirse menospreciado), pues evidentemente será bastante más alto. Ahora, si lo comparas con el de un director de banco, empresario o cirujano, pues tampoco es tan alto. Así que, dependiendo de con qué puesto y formación necesaria lo compares será muy bueno, normalito o muy bajo. Como todo.



Vivimos con el sueldo de Sheila

Creemos que la clave de nuestro ahorro está, principalmente, aquí.

Desde que empezamos con este proyecto vital, tomamos la decisión de hacernos a la idea que tenemos que vivir con el sueldo de Sheila. Que mi sueldo es íntegro para ahorro e inversión.

Es decir, en cuanto yo cobro, la parte destinada a inversión va al broker directamente, y el resto se queda en el colchón. Que a pesar de tenerlo formado, seguimos aportando como si de un fondo de inversión se tratara. ¿Por qué? Pues porque si vivimos tranquilos con 1 año de gastos cubierto, imaginad con 2 o 3. Y también porque cuando el sueldo de Sheila no llega para “vivir” un mes, tiramos de ahí para completar.

Por último, cuando se trata de gastos grandes (vacaciones, ahora preparativos de la boda, viajes…) también tiramos de aquí. ¿Quiere decir que estamos tocando el colchón cada dos por tres? Pues no. Tocamos la parte que excede del colchón y que está para estas cosas.

Dicho esto, el hacernos a la idea de que vivimos con el sueldo de Sheila nos hace estar muy pendientes de nuestra economía doméstica. Esto no quiere decir vivir a oscuras y pasar frío para no gastar. No. Esto quiere decir que, si tenemos que hacer algún gasto superfluo y el sueldo de Sheila de ese mes no da, lo aplazamos al siguiente. Y así hasta que los números dan.

¿Qué consideramos nosotros gastos superfluos? Pues por ejemplo, llevamos varios meses queriendo sustituir uno de los discos duros de nuestro NAS que se nos ha estropeado. ¿Es necesario? No, porque aún tenemos espacio en el que nos queda sano. ¿Nos vendría genial tenerlo? Pues sí, pero como no es un gasto necesario como el alquiler o la luz, podemos aplazarlo perfectamente para el mes siguiente. ¿Podríamos comprarlo ahora mismo? Sin ningún problema, pero entonces tendríamos que cogerlo del exceso del colchón y estaríamos traicionando nuestra estrategia.

“Pues que tontería. El dinero está para gastarlo y solo se vive una vez. Total 80-90€ en vuestro caso, no es nada”. Estamos de acuerdo, pero actuar de este modo nos haría más propensos a hacerlo más a menudo con cualquier otra cosa. Y es esto lo que precisamente queremos evitar. Es una cuestión de prioridades.

Esta actitud mental nos obliga a optimizar el gasto y establecer muy claramente las prioridades: Alquiler vs. gadget tecnológico, luz vs. blanqueamiento dental o disfrutar del camino vs. renovar armario porque sí. Dicho esto, nos pegamos nuestros caprichos de vez en cuando, que para eso lo ganamos. Solo que esto, en lugar de ser una tónica como podría serlo, es una excepción.

Eficiencia en el gasto pero con cabeza

La eficiencia en el gasto está muy bien, pero creemos que hay que hacerlo con cabeza. Crearnos agobios innecesarios con el dinero es tontería. Si un mes se han disparado los gastos por el motivo que sea (nos hemos pasado con el agua, luz, butano, imprevisto pequeño…), lo cogemos del excedente del colchón y listo.

Si no estamos dispuestos a renunciar a disfrutar del camino para maximizar el ahorro, como para andar comiendo aire los últimos días del mes con tal de ahorrar más. Hay que tener una estrategia y seguirla, pero no ser esclavo ni talibán de la misma. Y por supuesto, hay que ser muy consciente de dónde está la línea que separa el ser ahorrado de ser un tacaño.



No tenemos gustos caros

Es la otra clave principal. No tenemos gustos caros y eso se nota en el bolsillo. Supongo que venir de donde venimos, ayuda.

Vamos a comer o cenar fuera bastante, pero no somos de restaurantes caros. Somos muy fans (demasiado) del Foster’s Hollywood, y vale, es más caro que McDonalds o Burger King, pero tampoco son mariscadas o comidas de 100€. Ni tampoco salimos a comer o cenar todas las semanas.

No bebemos alcohol (salvo una copita de Amaretto muuuuy de vez en cuando) y no nos gusta la noche, por lo que, cuando salimos por la noche (de higos a brevas) apenas gastamos.

Tampoco somos derrochones ni materialistas. A Sheila le gusta la ropa pero solo se compra lo imprescindible. No es de estrenar modelito todos los meses o de estar continuamente comprando ropa, por ejemplo.

En mi caso, me gusta mucho la tecnología pero siempre busco la mejor relación calidad-precio. Por ejemplo nuestros teléfonos son un OnePlus 2 (primeros modelos) y un Xiaomi Redmi 4. Otro ejemplo, a Sheila se le murió el Macbook que tenía y compramos un portátil chino por 180€. Para lo que lo necesitaba y usaba, de sobra. ¿Podríamos tener un iPhone o Samsung Galaxy S10 cada uno? Pues sí, pero no lo necesitamos. Cuestión de prioridades. Una vez más.

Yo me compro juegos de la Play de vez en cuando. Tengo una lista de deseos donde incluyo todos los que quiero. Cuando me toca compra (freak!!), miro la lista y elijo el más barato de ellos. Total, quiero jugarlos todos, me da igual si es el que acaba de salir (60€) o el que salió hace 3 años (12€).

Nosotros somos más de gastar en entradas de espectáculos (teatro, conciertos, Broadway, Cirque du Soleil…), eventos deportivos (Partidos de fútbol, NBA, NFL…) y viajes. Nos gusta mucho viajar y cuando lo hacemos intentamos no privarnos de nada. Preferimos pillar un hostel cutre (con un baño privado y una cama, nos vale) y asistir a un partido de los Knicks, a pillar un hotel de 3 estrellas y quedarnos sin vivir esa experiencia, por ejemplo. Prioridades. Y nosotros las tenemos muy claras.

No tenemos cargas de ningún tipo

Como bien sabéis vivimos de alquiler, por tanto, no tenemos hipoteca. Además, no tenemos hijos (todavía) y le tenemos especial alergia a deber dinero a nadie, así que no tenemos deudas tampoco.

Esto, evidentemente, nos pone en una magnífica posición para maximizar el ahorro. Y esperemos que sea así durante varios años todavía. Ya que, menos el tema de los hijos, no tenemos intención de cambiar nuestra situación a corto/medio plazo en ninguno de los topics mencionados.

Hemos aprendido a predecir los gastos

Aunque los imprevistos no se pueden predecir (por eso se llaman imprevistos), sí hemos aprendido a predecir los gastos grandes. Y sobre todo a prepararnos ante ellos.

Cuando estamos preparando un viaje o las siguientes vacaciones, nos sentamos varias horas a decidir qué ver y hacer. Además, estimamos el coste aproximado siempre tirando por lo alto. Y por si esto fuera poco, trazamos un plan para acometer ese gasto siempre tratando de no tirar de colchón. Es decir, que el gasto provenga del ahorro mensual hasta la fecha del evento sacrificando primeramente, como es lógico, la inversión (destinando más dinero al excedente).

Despedida

Como veis, nuestra tasa de ahorro viene dada principalmente por la idea mental de vivir con un solo sueldo, vivir por debajo de nuestras posibilidades y por no ser demasiado materialistas. Evidentemente nuestra posición es cómoda pero no es algo que nos ha llovido del cielo. Hay que ponerlo en perspectiva.

Además de nuestra formación, experiencia y decisiones personales en un determinado momento, queremos pensar que estamos haciendo un buen trabajo de previsión y planteamiento. Nuestra mentalidad podría ser, perfectamente, la de “tenerlo todo y ya, que para eso trabajo y tengo un dinero ahorrado”. Sin embargo, preferimos pecar de cautos. Ojo, que no de ratas, tacaños, avaros o cualquier otro sinónimo que se os ocurra. Os podemos asegurar que no vivimos en una cueva metidos, tan solo no vivimos rodeados de lujos innecesarios y no tenemos gustos caros.

Y vosotros…¿Dónde creéis que está la clave para tener una tasa de ahorro alta? ¿Creéis que es más importante tener unos ingresos muy altos o unos gastos muy bajos? ¿Sacrificaríais disfrutar del camino por aumentar el ahorro?

Si te ha gustado, por favor, puntúa el artículo con las estrellas de abajo y/o compártelo.

No te olvides de suscribirte al blog para no perderte nada de lo que publicamos. También puedes seguirnos en Twitter donde comentamos casi a diario. Sigue nuestra faceta más personal en Instagram.

Poco a Poco…



Tasa de ahorro: ¿Por qué la tenemos tan alta?
4.8 (96.36%) 22 votos

21
Deja un comentario

avatar
10 Comentarios
11 Respuestas
0 Seguidores
 
Mejor Comentario
Comentario más activo
12 Comentaristas
jabytxoOlimpoRaúl OffshoreLuis CInvirtiendo Poco a Poco Comentaristas Recientes
  Suscribirme  
Avísame de
Sergio

Buen articulo, los que os seguimos ya sabemos que teneis sueldos bastante altos (para Espana) pero tambien que cuidais los gastos. La clave esta en los gastos, claro. Pero a partir de cierto sueldo, hay un minimo vital de gastos. Digamos 600-700 por persona si eres cutre, o 1000 si ya te gustas un poco mas. Si ganas 600-1000, no hay mucho que puedas hacer. Pero de ahi para arriba la clave esta en no subir gastos conforme subes ingresos. Vivimos en una sociedad muy consumista y particularmente en ES donde la gente vive al dia, y en cuanto cobran… Leer más »

Investing Little by Little

¡Buenas Sergio! Totalmente de acuerdo contigo. La gente se siente con el derecho de criticar tanto si gastas mucho como si eres más mirado por el dinero y tus prioridades son otras. Cómo bien dices, vivimos en una sociedad consumista y nosotros hemos vivido en primera persona como gente a nuestro alrededor nos ha juzgado porque hemos preferido no gastar un dinero en algo y esperar para hacerlo más adelante. Pero la verdad es que si nos preguntáis cuál es la base de nuestra tasa de ahorro tan alta… Aquí tenéis esta entrada donde somos transparentes. Habrá gente que lo… Leer más »

El joven inversor

Hola chicos,

Una de las grandes bazas que tenéis son los dos sueldos y que los dos estáis concienciados para invertir y ahorrar.
Hay muchos casos en la comunidad donde solo una de las partes esta interesada en ahorrar e intenta arrastrar a la otra. En mi caso ahorro entorno a un 50% pero solo tengo un sueldo por lo que estoy muy contento. Lo bueno para vosotros es que con un 70% de ahorro en seguida seréis IF.
Un saludo

Albert
Albert

Por curiosidad, comentas que trabajas en UK, pero vivis alli? o trabajas a distancia?
Muy buena tasa de ahorro!
Un saludo!

Pablo
Pablo

Un artículo muy ilustrador y distinto al resto. Enhorabuena!!

P.D: Como sugerencia, y porque soy del sector telco jeje, comentar que estaría genial una entrada off topic de explicación de como es el día a día de teletrabajar para una empresa extranjera

David
David

Hola! Buen artículo y más transparente imposible, como para que os digan algo alguien… La clave está en el gasto evidentemente, si no eres una persona caprichosa y no necesitas vivir al día, los gastos los puedes controlar y ahorrar. Eso sí, a mayor sueldo más “fácil” ahorrar, y lo entrecomillo porque ya sabemos lo que pasa en España, gano 1200 gasto 1200, gano 1800 gasto 1800, gano 3000 gasto 3000… Lo de vivir con solo un sueldo me parece una idea fabulosa que siempre he practicado y predicado a la gente de mi alrededor. En mi caso, es al… Leer más »

Esencialista

Hola! Creo que en este artículo dejáis muy claro lo que para nosotros es la clave del ahorro: el control del gasto. Evidentemente, el ahorro es la diferencia entre ingresos y gastos, y por tanto los dos factores son relevantes: si ingresas 100K€ es mucho más fácil ahorrar que si ingresas 20K€, porque hay un mínimo necesario para comer y vivir. Pero generalmente tenemos mucho más control sobre los gastos que sobre los ingresos, es decir: salvo si ya estás en una situación desesperada, es mucho más fácil reducir el gasto (que depende de ti), que aumentar los ingresos (que… Leer más »

Luis C
Luis C

Ahorrar es la base de toda inversión, pero no hay que pasarse de frugal porque sino se nos pasa la vida mientras nos hacemos ricos com mencionan aquí: https://theconservativeincomeinvestor.com/dont-let-life-pass-you-by-as-you-get-rich/ La ventaja de ahorrar es que si ahorras 100 euros pagas 0 euros en impuestos, en cambio en el ingreso por trabajo o inversiones para ganar esos 100 euros necesitas obtener tal vez 120 o más euros. Por otro lado, el ahorro tiene un límite en cambio el ingreso se puede aumentar en principio indefinidamente: horas extra, pluriempleo, inversiones,… Así que en mi opinión conviene hacer de todo en su justa… Leer más »

Raúl Offshore

Ante todo enhorabuena por vuestros progresos, os leo desde hace algo de tiempo y admiro vuestra valentia al “desnudaros” tanto ante nosotros. Haciendo un poco de “abogado del diablo”, quería comentaros que me parecería bien lo que haceis si ya estuvieseis casados y en gananciales. Ahora, antes de casaros compartir vuestras inversiones y sin saber si lo poneis todo a nombre de uno o de los dos, pero viniendo todo lo que se invierte de uno solo….. no me parece muy bien. Me explico: si lo poneis a nombre de los dos y el dinero viene de uno solo, os… Leer más »

Raúl Offshore

Me alegro de que lo tengais previsto y me parece muy bien lo de la separación de bienes
Saludos

Olimpo
Olimpo

Muy buen artículo! Comparto lo que dices que la clave es controlar los gastos, y también en lo de que hay que aprender a priorizar, ésa es la verdadera clave del ahorro. Y sí, la sociedad es hiperconsumista y no entiende que vivas con menos de lo que puedes gastar. Yo por ejemplo el móvil sólo lo cambio cuando empieza a fallar repetidamente. Si aguanta 6 años, pues olé. Anda que no me han dicho veces que para el trabajo que tengo llevaba un móvil prehistórico. Justo hace poco he tenido que cambiarlo pero fue porque ya me fallaba y… Leer más »

jabytxo
jabytxo

Excelente artículo, la vida es un cúmulo de decisiones y prioridades, y veo que pensáis y decidís como yo (por cierto, mi modelo de móvil es el Xiaomi Redmi Note 4X, jajaja).

Me parece muy acertado vuestro estilo de vivir la vida sin renunciar a nada. Todo es posible con una buena planificación y teniendo las ideas claras. Enhorabuena! Yo también sigo ese camino, con menores sueldos en nuestro caso, pero con suficiente ahorro y colchón para disfrutar del día a día sin agobios.

Un saludo