Cómo planificar las vacaciones

Ya sabéis que una de nuestras máximas es disfrutar del camino. Invertir está muy bien, pero vivir está mejor. No lo decimos de boquilla. Lo ponemos en práctica muy a menudo. Si nos sigues en Twitter (y si no lo haces…¿a qué esperas? :P) verás que estamos continuamente disfrutando del camino: saliendo a comer o cenar, al cine, al teatro, viendo algún evento deportivo… o viajando.

Viajar es una de las mejores inversiones que el ser humano puede hacer. Y nosotros lo sabemos. Aprovechando que ahora mismo nos encontramos disfrutando de unas merecidas vacaciones, queríamos mostraros como, con organización y planificación, es posible ahorrar, invertir en bolsa y viajar.

Hoy os vamos a hablar de cómo organizamos en general nuestras vacaciones y viajes a lo largo del año y, en particular, cómo hemos planificado nuestro reciente viaje a Nueva York.


Un poco de background

Nosotros estamos acostumbrados a hacer un par de viajes “grandes” al año. Uno en el primer semestre y otro en el segundo. El año pasado cambiamos el del primer semestre por 5 o 6 días en un todo incluido.

Los viajes nos suelen estresar mucho porque  siempre que visitamos alguna ciudad lo hacemos a fondo. Y cuando decimos a fondo, es a fondo. Entendimos que las vacaciones deberían ser para descansar, así que por eso decidimos reservar en el todo incluido (este año repetimos, de hecho, la entrada ha sido publicada desde allí). Como teníamos previsto desde hace tiempo el viaje a NY, decidimos sacrificar el viaje del segundo semestre del año pasado para ahorrar ese dinero para Nueva York.

Es decir, el año pasado no hicimos ningún viaje grande y solo nos fuimos 5 días a un todo incluido para destinar ese dinero a irnos “a lo grande” a Nueva York.

Creemos que hicimos un ejercicio de responsabilidad actuando de este modo. Si jamás nos hubiéramos preocupado por nuestras finanzas, por apuntar cada gasto, probablemente hubiéramos tirado del colchón (no sabríamos que era el colchón), hubiéramos pedido un mini-crédito (lo hace mucha más gente de la que creemos) o nos hubiéramos ido “a lo cutre”. O lo que es peor, habríamos vivido con el agua al cuello unos meses hasta estabilizarnos tras el tremendo gasto.

Ser largoplacista hasta para viajar

El ser humano es cortoplacista por naturaleza. Es innato a nuestra forma de ser. Desde pequeñitos. El viajar no es una excepción.

Todos hemos soñado alguna vez con visitar algún lugar del mundo: Las Maldivas, Australia, Cancún, Nueva York, París, Roma, Tailandia…La mayoría de las veces, el principal problema para no hacerlo es la falta de medios. Evidentemente cada uno tiene sus circunstancias y sus medios, y no todo el mundo puede viajar o al menos donde le gustaría. Sin embargo, hay gente que pudiendo entrega el control al cortoplacismo. Nos explicamos.

Imaginad que queremos visitar, por primera vez, París por ejemplo. No hemos ido nunca y llevamos mucho tiempo deseando ir. Nos hemos puesto a ahorrar y, aunque aún no es suficiente, nuestro gen cortoplacista dice que hasta aquí hemos llegado y que se quiere ir de compras por los Campos Elíseos ya. En este momento tenemos dos opciones:

  • Nos vamos igualmente con unas condiciones peores de lo que nos gustaría, pero oye, nos vamos ya. En una semana podremos presumir en Instagram o Twitter de haber ido.
  •  Podemos esperar un año más, aumentar ese ahorro e irnos como nos gustaría o incluso mejor de lo que nos gustaría. Sin agobios. Con responsabilidad. Pero claro, esto implica que tendré que esperar un año más para poder decir que he visto la Torre Eiffel.

En los viajes, como en las inversiones, hay que tener una visión largoplacista. Merece muchísimo más la pena. Por salud física y sobre todo mental. Pedir un préstamo, un adelanto de sueldo o apretarse el cinturón solo para tener las cosas ya no es sano. Ni responsable.

No hay una clasificación mundial que cuente cuándo te fuiste a París. No vas a perder puntos por irte en 2019 en lugar de en 2018. Es más, disfrutarás muchísimo más del viaje (pre y post viajes incluidos) si lo haces en 2019 a si lo haces ya.

Como siempre, la clave está en ser responsable y usar el sentido común. Por desgracia, viajar es un hobbie prescindible, por lo que hay otras cosas más importantes que esto: hipoteca/alquiler, nutrición, hijos… Si estás sacrificando parte de esto último es que algo no estás haciendo nada bien


El ahorro es fundamental

Como hemos dicho, en Semana Santa hemos pasado una semana en la Gran Manzana. Probablemente el viaje de nuestras vidas. Seguro que el más importante hasta ahora. Lo que nos ha costado el viaje es lo de menos, lo importante es cómo lo hemos organizado. Primero hemos de decir que no hemos tocado el colchón de imprevistos. El colchón no está para estas cosas. Sería un muy mal uso del mismo. La clave, como siempre, el ahorro.

¿Podríamos habernos ido a Nueva York el año pasado? Por medios económicos no habría habido problemas, desde luego. Sin embargo, decidimos retrasarlo hasta tener la certeza de que nos íbamos a poder ir como queríamos sin sacrificar ni colchón, ni inversión. Sentido común.

Ha sido tal la planificación, que, aunque pueda parecer arrogante, no hemos notado el viaje en nuestros gastos. Y no lo hemos notado porque todos estos meses hasta los días de afrontar gastos, hemos ido apartando parte de nuestros ingresos para el viaje durante varios meses para no pasar apuros. Esto se llama planificación. Es algo que todo el mundo puede hacer. Y a nosotros nos divierte muchísimo.

Cogimos los billetes de avión en Agosto de 2017 (para Marzo de 2018). Los billetes de avión es algo cuyo pago no puedes retrasar, así que solo reservamos cuando disponíamos de dicho dinero. Y cuando decimos disponíamos, nos referimos a haber obtenido ese dinero del ahorro mensual. Sin coger “prestado” del colchón, sin sacrificar o retrasar inversión y sin apretarnos el cinturón.

Planificando el viaje

Llevábamos muchos meses queriendo ir a Nueva York, así que, hicimos cuentas por encima e hicimos un cálculo aproximado (siempre tiramos por lo alto) de lo que nos costaría irnos como nos gustaría. Una vez obtenida la cifra mágica, el siguiente paso era trazar el plan de ahorro que nos permitiera tener el dinero necesario para la fecha deseada. Tan sencillo cómo ver los meses que nos quedaban por delante y la cantidad a gastar para saber la cantidad mensual de ahorro que debíamos destinar a esta partida. Siempre lo hacemos igual. Con cualquier gasto. Es aquí donde se nota de verdad la educación financiera que hemos adquirido (y vamos adquiriendo con el tiempo).

Una vez trazado el plan a seguir, lo siguiente era empezar a planificar los días en Manhattan. Aquí es donde se nos va la cabeza y donde empleamos mucho tiempo. Cuando visitamos una ciudad nueva queremos ver, lógicamente, lo más importante que la ciudad puede ofrecernos.

Además, siempre miramos la oferta cultural. En Londres ya fuimos a ver el musical de Aladdin (espectacular), por ejemplo. Nueva York no iba a ser menos. Queríamos el pack completo: musical en Broadway, partido de la NFL y partido de la NBA (no somos fan del Hockey o el Béisbol). La pena para nosotros es que la temporada de NFL acaba en Febrero con la Superbowl, así que nada que hacer. Solo nos quedaba Broadway y la NBA.

Este tipo de espectáculos requieren comprar las entradas con bastante antelación, así que nos pusimos ahorrar algo más fuerte para comprarlas lo antes posible. Una vez elegido espectáculo (The Phanton of the Opera) y partido (Knicks vs. Timberwolves), a comprar.

Cuando nuestra presencia estuvo asegurada en estos eventos, le tocaba el turno a los monumentos: Museo del 11S, Statue of Liberty, Empire State Building, Rockefeller Center (Top of the Rock) o American Museum of Natural History. Un completo.

Mirando alternativas, vimos que lo mejor era comprar el NY City Pass que incluye la gran mayoría de estas cosas (más alguna extra). Como no hace falta comprarlo con mucha antelación, nuevamente esperamos hasta tener ahorrado el dinero para hacernos con él. Ya veis que siempre se repite el mismo patrón: cálculo de la cantidad, tiempo del que disponemos para obtener dicha cantidad, tasa de ahorro requerida y comprar cuando hemos llegado a la cifra.

Misión cumplida. Ya habíamos comprado todo lo que había que comprar con antelación. Ahora teníamos unos cuantos meses más hasta el viaje para poder ahorrar lo que nos íbamos a gastar allí.

Despedida

Como habéis visto, no hacemos nada del otro mundo. Y es que no es necesario hacerlo. Todo lo que hacemos, desde ahorro hasta inversión, es usando el sentido común y la responsabilidad. Ya veis que no hace falta ninguna formación especial de ningún tipo ni una mente superior para alcanzar los objetivos. Simplemente deben ser realistas y hacer una buena planificación sencilla.

En la próxima entrada os contaremos qué tal nos fue por EEUU.

Y vosotros…¿Cómo planificáis vuestras vacaciones/viajes? ¿Sois largoplacistas en este sentido también? ¿Os cuesta ahorrar? ¿Soléis viajar?

Si te ha gustado, por favor, compártelo con tus amigos y conocidos utilizando los botones de abajo y/o déjanos una puntuación en forma de estrellas. No te llevará más de 5 segundos y a nosotros nos es de gran ayuda. También puedes seguirnos en Twitter donde comentamos casi a diario.

Poco a Poco…


Cómo planificar las vacaciones
4.7 (93.85%) 13 votos

4
Deja un comentario

avatar
2 Comentarios
2 Respuestas
0 Seguidores
 
Mejor Comentario
Comentario más activo
3 Comentaristas
Invirtiendo Poco a PocoSoyosVarianza9 Comentaristas Recientes
  Suscribirme  
Avísame de
Varianza9
Varianza9

Hola invirtiendo poco a poco. Nuestra forma de planificar las vacas no difieren mucho de las vuestra. Quitando los primeros años con mi pareja, que no teníamos dinero, y como mucho nos podríamos ir un finde de.camping, hasta la fecha, nos hemos hecho un poco expertos. Nosotros hacemos un viaje grande, y varios más pequeños. Por ejemplo, este año vamos 12 días a Londres, somos 4. Tengo puesto en Google fligts la fecha aproximada y en octubre del año pasado cogimos ida y vuelta para todos menos de 300. Luego hotel. Lo más céntrico, que admitan niños gratis….al.final tengo por… Leer más »

Soyos
Soyos

Hola IPP, En el 2009 estuve durante 2 semanas a NY y 2 días a Boston en la zona de Cambridge (MIT y Harvard), lugar idilio de cualquier universitario, y me faltó tiempo para acabar de disfrutar a fondo. Fue uno de mis mejores viajes donde andé alrededor de 10-12 km diarios paseando por todos los rincones de Manhattan por los 3 medios: mar, tierra y aire (helicóptero). No puedo decir la friolera cantidad que gasté allí pero valió la pena sin duda. En el 2012 fui 2 meses a California, otro maravilloso viaje + internship por toda California (playas,… Leer más »