Educación financiera para niños ¿sí o no?

Siendo este un tema recurrente en nuestras conversaciones, hemos decidido por fin mostrar nuestro punto de vista sobre la educación financiera para niños.

¡Apovecha las mejores ofertas disponibles solo por tiempo limitado!

A decir verdad no es algo de lo que podamos hablar teniendo en cuenta nuestra experiencia como padres aún. Sin embargo, por mi profesión y al estar en continuo contacto con mis alumnos sabemos de primera mano algo sobre el proceso de aprendizaje de estos y cuánto de beneficioso sería para un niño aprender sobre finanzas lo antes posible.

educación financiera para niños

¿Por qué nos interesa la educación financiera para niños?

Pues bien, al ver cómo nos está cambiando la vida nuestro camino hacia la IF, nos preguntamos constantemente en qué punto de este ‘viaje’ nos encontraríamos ahora de haber empezado antes a invertir en  bolsa.

Es una pena no haber tenido la formación necesaria en las primeras etapas de aprendizaje. Donde al igual que si de un segundo idioma se tratara, se hubiera adquirido casi sin esfuerzo.

Ilde siempre me dice que soy una suertuda por tener 5 años menos que él. Ya que son 5 años que le llevo de ventaja en el camino a la IF. De igual modo, pensamos que como cualquiera querremos lo mejor para nuestros hijos, de ahí que queramos facilitarles su futuro. Y aunque el dinero no lo es todo…¿Por qué no darles educación financiera para niños como algo habitual?

Educación financiera para niños, todo ventajas.

Una buena educación en este tema (aunque no solo sobre la bolsa) abre puertas. Puertas al mundo. A pensar por ellos mismos. A no tragarse lo primero que el politiquillo o director de banco de turno diga. En definitiva, a tener más conciencia del mundo que les rodea.

Como profesora a veces veo actitudes en mis alumnos que dejan mucho que desear. Me refiero al conformismo. Conformismo en general y al conformismo en cuanto a sus futuros. ‘Como mi padre tiene una pequeña empresa, a mí no me hace falta estudiar porque tengo un futuro garantizado en dicha empresa’. Pero a ese niño no le han hecho ver que nada está garantizado en esta vida. Que la situación cambia igual que la vida. Y que él debe tener las herramientas suficientes para labrarse su futuro.

Tenemos que ser conscientes de que nuestros hijos son generalmente una copia nuestra. Tenemos que dar ejemplo, ya que estos copian lo que ven. Si mi hijo me ve haciendo constantes cuentas para llegar a fin de mes porque yo vivo al día y sin ninguna planificación de mis propios gastos/ingresos, pensará que es lo normal.

La futura conducta de mi hijo será la siguiente: la abuela le da dinero al niño. Este se lo gastará todo en chucherías o en un juguete de menor valor que no desea tanto (por su naturaleza cortoplacista innata), por el simple hecho de tenerlo ya, en lugar de ahorrar parte de ese dinero para comprarse en un futuro un juguete que realmente desea más.



La ignorancia es un riesgo

¿Cuánta gente escuchamos a nuestro alrededor diciendo que no pueden permitirse según qué cosas? ¡Basta con el conformismo! La mayoría de personas en mayor o menor medida puede ahorrar y establecerse futuras metas. Esto es lo que debemos transmitir a futuras generaciones. Vuestros hijos, nuestros hijos, serán jóvenes inversores en potencia con la debida formación. La ignorancia es un riesgo y este normalmente lleva al fracaso.

Nosotros pensamos que cuanto antes le brindemos la posibilidad de entender este mundo a nuestros hijos, más conocimiento tendrán. Lo cual se traduce a menos riesgos. La educación financiera para niños es fundamental.

Y hablando de riesgos, no podemos dejar de hacer un símil con las famosísimas criptomonedas. Más y más personas sin idea de finanzas se están interesando por ellas y esto creemos que no traerá nada bueno.

De forma paralela, y de vuelta a la inversión en bolsa, si nuestros hijos nos ven invirtiendo en esta pero no se les educa en base a eso desde pequeños mediante una buena educación financiera para niños, lo más probable es que al ver que esto es un ‘chollo’ quieran hacer lo mismo. Pero sin la información necesaria, corren el riesgo de hacerlo de forma no adecuada y lleven a cabo lo que se conoce como jugar en bolsa. 

Y ahí es donde reside el problema. Los B&H no jugamos en bolsa, y sin los conocimientos adecuados puede que sea lo que acaben haciendo nuestros descendientes.

Es esencial puntualizar también que como puntos a favor, nuestros hijos crecerán con la suficiente motivación, ambición acerca de su futuro y positividad. Es nuestro deber hacerles valorar el dinero. Si quieren que su dinero trabaje para ellos, tendrán que saber primero ganarlo y valorarlo. Esto les enseñará a ser pacientes y cautelosos. Lo que les servirá para otros aspectos de su vida. Y esto solo se consigue con una buena educación financiera para niños.

El ahorro, como siempre decimos, es la base de esto y cuanto antes tengan esta práctica como hábito, mejor.



Juegos para el aprendizaje

Lo primero que los niños deben aprender es a valorar el esfuerzo de ganar el dinero. Además, deben aprender la máxima de que para ganar el primer millón primero hay que ganar un euro. Y que este euro, si es invertido, trabajará por ti.

Todo esto sonará muy frívolo porque hablamos de niños que tienen que jugar y divertirse. Sin embargo, al igual que hay juegos para desarrollar el sistema locomotor o para fomentar la lectura, así como canciones para las tablas de multiplicar, ¿por qué no para alcanzar la IF? A edades tempranas el ser humano en su proceso de aprendizaje adquiere todo con mucha facilidad. Por ello se recomienda que un niño aprenda una segunda lengua de forma simultánea a su primer idioma.

Aún me sorprendo cuando veo la rapidez y la capacidad de retener nuevas nociones en mis alumnos. Por tanto, si los conocimientos sobre finanzas se enseñaran de forma divertida, los jóvenes obtendrían dichos conocimientos sin ser apenas conscientes de ello y sin esfuerzo alguno. Y ya que no es una asignatura en el colegio (lo cual pensamos que debería ser obligatorio), pues nos toca a los padres hacer el homeschooling en casa.

Ejemplo de juego sobre la inversión

En lugar de una hucha, vuestros hijos podrían tener varias. Aparentemente, al principio será una actividad de manualidades. En lugar de tener una sola hucha donde guardar sus ahorrillos, los niños decorarán diferentes cajitas que más tarde utilizarán cuando se les explique su finalidad. Una vez decoradas, se les pone unas etiquetas con el nombre de empresas que ellos conozcan y que les puedan llamar la atención para hacerlo más atractivo. Nombres como Disney, McDonald’s, Coca Cola, Nintendo, Nike o Adidas. Además se pone otra etiqueta con el dividendo de cada una.

Es entonces cuando se les explica que en lugar de meter sus ahorros en una inútil y aburrida hucha donde el dinero que metan será el mismo que saquen (ni más ni menos), si los meten en las diferentes cajitas previamente decoradas, obtendrán unos centimillos extra solo por haberlos metido ahí. Así, si meten 1€ en Disney, por ejemplo, en x tiempo esta ‘cajita mágica’ tendrá 1,10€. Si deja ese 1,10€ dentro, la próxima vez que vuelva a mirar tendrá 1,21€. Y así sucesivamente.

Lo mejor es que se les da la posibilidad de elegir en este juego. La primera opción sería retirar todo el dinero y dejar la cajita vacía por lo que no tendrán ninguna otra fuente de donde recibir un dinero extra. La segunda, es retirar el dinero extra que Disney le ha dado por dejar ese euro en su cajita y dejar la cantidad inicial. Y por último, podría dejar el euro más las ganancias y así tendrá más dinero cada vez que mire. Con esta última elección también se les estaría enseñando a grandes rasgos la fuerza del interés compuesto.

Una vez este juego esté aprendido, siempre se puede dificultar cambiando cada semana o a diario el dividendo para que aprendan que el mercado es caprichoso y cambiante y que tienen que ser pacientes y olvidarse del dinero metido en la cajita primeramente.



Juegos de mesa para niños

Una buena manera de aprender o poner en práctica lo aprendido sobre educación financiera para niños son los juegos de mesa.

Es el medio más fácil al que acudir porque ya nos lo dan todo hecho. Solo hay que preparar el juego y empezar a jugar. Un muy buen ejemplo de juego de mesa para potenciar la educación financiera de nuestros pequeños es el famosísimo Monopoly. Pero hay otros no tan conocidos pero igual de interesantes o más:

 

 

Pero hay más que a priori pueden no parecer de finanzas pero que están muy relacionados con la administración del dinero, y estos son los juegos de mesa en los que hay que manejar recursos. Aquí podemos encontrar juegos como Risk o Catan.

 

 

Pero hay muchos más. Nosotros, en el blog, tenemos una sección dedicada a estos 🥇  juegos de mesa de finanzas para niños 🥇. Divertirse aprendiendo es posible.

Libros de educación financiera para niños

Otros de los recursos más utilizados son los libros de educación financiera para niños. Aunque nosotros creemos que un niño se divierte más jugando que leyendo, si conseguimos que nuestros pequeños cojan el hábito de leer, éstos (los libros de educación financiera para niños) son una potente fuente de conocimiento.

Por desgracia, no existen demasiados, aunque por aquí os dejamos algunos de los más interesantes:

 

Despedida

Para finalizar, creemos importante aclarar primero que como siempre decimos hay que disfrutar del camino. Por lo que al igual que nosotros, querremos que nuestro hijo lo haga.

Enseñándole sobre el ahorro no pretendemos privarlo del disfrute. En este artículo siempre hablamos de la parte que se ahorra, evidentemente el niño podrá comer chucherías, ir al cine o tener sus juguetes, así que el dinero que vaya recibiendo de este ’juego’ lo podrá emplear por ejemplo para unos caprichos extra.

La idea es que aprendan lo que es el ahorro y que empiecen a sonarle conceptos relacionados con la inversión en bolsa a largo plazo.

Por último, que éste es nuestro punto de vista. No somos padres aún, por lo tanto no lo hemos puesto en práctica y no sabemos los resultados. Probablemente, una vez llevado a cabo debamos hacer modificaciones y adaptarlo a nuestros hijos. Aún así, esperamos que al menos este tema os haga reflexionar, y que si sois padres compartáis con nosotros qué pensáis y vuestra experiencia en el tema para que nos sirva como preparación para nuestro futuro. 

Y vosotros… ¿Sois padres? ¿Hacéis esto en casa? ¿Qué tipo de juegos lleváis a cabo? ¿Cómo reaccionan ellos? ¿Os atreveríais llegado el momento?

Si te ha gustado, por favor, puntúa el artículo con las estrellas de abajo y/o compártelo.

No te olvides de suscribirte al blog para no perderte nada de lo que publicamos. También puedes seguirnos en Twitter donde comentamos casi a diario. Sigue nuestra faceta más personal en Instagram.

Poco a Poco…

Suscribirme
Avísame de
guest
16 Comentarios
el más nuevo
el más antiguo el más votado
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios