Conócenos un poco mejor: I’LL – Parte 1

Siempre hemos hecho gala (o al menos eso queremos creer) de una gran transparencia desde que creamos el blog. Respondemos a todas las preguntas que nos hacéis (si no son demasiado personales, ya que en algún punto hay que trazar la línea que delimita nuestra privacidad), nuestra cartera es pública, publicamos nuestros ingresos por dividendos

¡Apovecha las mejores ofertas disponibles solo por tiempo limitado!

Hace un par de semanas estrenamos una nueva sección en la que el objetivo principal era darnos a conocer de una manera más íntima y personal. La idea es que sepáis de dónde venimos y por qué hacemos lo que hacemos y de la forma en que lo hacemos.

Si IPP fue el encargado de abrir la veda, hoy le toca el turno a I’LL.



Conócenos un poco mejor: I’LL

Soy de una ciudad de Cádiz  y como buena andaluza que vive en la costa adoro el mar. Vengo de una familia humilde a la que nunca le ha sobrado el dinero. Recuerdo especialmente la época cuando mi padre, que siempre ha sido camionero, era autónomo. Repartía productos de bollería y tenía una ruta muy buena. Sin embargo, decidieron cambiársela y eso supuso la ruina en nuestra casa. Yo tenía 10 años y fue en ese momento de mi vida cuando tomé conciencia de los problemas económicos en casa.

No obstante, tanto él como mi madre, una ama de casa y ardua cuidadora de mi abuela que estaba enferma, han sabido inculcarme la idea de no derrochar y pensar en el futuro. A pesar de no haber tenido vacaciones familiares como mis amigos tenían, nunca me ha faltado de nada.

Siempre he sido la pequeña de mi casa. Tengo un hermano 3 años mayor que yo que está casado con una chica americana. Tengo tres sobrinos guiris adorables, así que ya no sigo siendo la pequeña de la familia.

Estudios

Era una chica atrevida y muy sociable. Pero tras el primer curso en el instituto me volví una persona extremadamente tímida e insegura. En cuanto a lo académico, siempre tuve notazas. Era la típica empollona y perfeccionista que no dormía tranquila hasta tener todos los exámenes bajo control. Era una forma de devolver a mis padres todo lo que ellos me daban. Así que siempre he sido la típica estudiante sufridora.

Recuerdo que mi hermano, que era malísimo en matemáticas, se indignaba porque yo era buena tanto en humanidades como en ciencias. Aún así, no tenía ni idea de qué estudiar. Me gustaba el inglés y los niños. Por lo que siguiendo los pasos de mi hermano estudié Filología Inglesa en la Universidad de Granada.

Mi experiencia Erasmus 

conócenos un poco mejor: I'll
– I’LL en nuestro Café-Bolsa –

En cuarto de carrera decidí cursar un año en Inglaterra. Solicité la conocidísima beca Erasmus y me fui todo un curso a Nottingham. Aquella fue una experiencia enriquecedora. Por primera vez viajaba y llegaba completamente sola a un país extranjero.

Aunque también fue duro. Aún recuerdo la llegada a la cuidad británica con un sándwich de paquete frío comprado en la estación de tren y sentarme en una habitación fría y vacía (sin ni siquiera sábanas o almohada) de la residencia de estudiantes. Allí sentada y llorando solo podía pensar en que pasarían meses para poder volver a España.

Siempre había compartido piso en Granada, pero al ir sola decidí ir a una residencia donde conocería a más gente con el tiempo. Todavía no me explico como mis padres pudieron pagarme aquellos tres primeros meses de alojamiento que era bastante caro. Además, a esto había que sumarle los billetes de avión, el gasto de libros allí y los gastos que supone vivir fuera de casa.

Sí, era becaria, pero la beca no llegaría hasta una vez pasado el primer trimestre.  Por ello, siento admiración por mi padres, porque nunca sentí que me faltara nada, incluso siendo la segunda hija en ir a la universidad en una cuidad diferente, además de ser la segunda también en cursar un año de Erasmus con todo lo que ello conlleva.



Carrera profesional 

Acabé la carrera a curso por año con una alta nota media. Sin embargo, no quise hacer el máster de educación que me permitiría hacer oposiciones. Sí, me abriría las puertas de la educación pública, pero como ya he dicho antes, siempre he sido muy responsable y estaba agotada de estudiar (de la manera en que yo lo hacía). Por lo que regresé a mi ciudad natal a probar suerte. Acabé la carrera en Junio. En Septiembre empecé a echar curriculums y en Octubre ya estaba trabajando en una academia de idiomas como profesora de inglés.

Recuerdo mi primera entrevista. Estaba sudando, super nerviosa y muerta de miedo. Recuerdo también mis primeras clases. Estaba acelerada, quería tenerlo todo bajo control. Ahora me hace gracia lo preocupada que estaba siempre por llegar al alumno y hacerlo bien. Hoy en día, la experiencia y seguridad en mí misma me hacen relajarme y disfrutar más.

Desde entonces no me ha faltado el trabajo. Dos años en aquella primera academia, algún verano de casa en casa dando clases también y tres años en otra academia de idiomas en una ciudad vecina donde además soy la jefa de estudios.

Conocí a IPP

Durante la transición de una academia a otra conocí a IPP. Una amiga me recomendó una aplicación para conocer gente. Me horrorizaba la idea de conocer a alguien por internet, tenía muchos prejuicios. Pensaba que seguro que solo había gente rara, con problemas sociales para conocer gente de forma normal. La cosa es que acabó convenciéndome y conocí a IPP que casualmente en un tiempo se mudaba a la cuidad donde vivo.

Tras una relación previa muy tormentosa, conocer a IPP fue todo un sueño. De repente todo lo que siempre había querido en una pareja lo tenía él. No pude evitar enamorarme perdidamente.

Continuará…

Despedida

Y hasta aquí el breve resumen de mi vida. No creáis que no ha sido duro. Soy muy charlatana y ya no tan insegura como me volví tras empezar el instituto (supongo que son los años que hace que a una le de igual ya todo). Por lo que resumir mi vida en una simple entrada a un blog de inversión en el que los entresijos de mi persona no es tan importante no ha sido moco de pavo. Aún así, habrá alguna que otra entrada contando más cotilleos.

Por ahora ya nos podéis poner cara, así que yo si fuera vosotros (si es que os interesa un mínimo) estaría muy atenta a Twitter. Espero que al menos os haya resultado una lectura amena y si tenéis alguna duda, pregunta o puntualización que hacer, por favor, sentíos libres de escribirme. Estaré encantada de responder a vuestros comentarios.

Si te ha gustado, por favor, puntúa el artículo con las estrellas de abajo y/o compártelo con tus amigos y conocidos utilizando los botones para ello. También puedes seguirnos en Twitter donde comentamos casi a diario.

Poco a Poco…

Suscribirme
Avísame de
guest
31 Comentarios
el más nuevo
el más antiguo el más votado
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios