¿Qué piensan mis allegados de que invirtamos en bolsa?

Como ya comentaba Ilde en su entrada, a veces encontramos nuestra vida de inversores un tanto solitaria.

Es verdad que tenemos este blog, además de nuestras cuentas de Twitter e Instagram, donde poder expresarnos y documentar la estrategia inversora que seguimos. No obstante, Ilde echa en falta alguien con quien tener una charla distendida tomándose algo relajadamente e intercambiar ideas para un aprendizaje mutuo.

Yo, por mi parte también lo necesito, ya que me sirve para recordarme a mí misma lo afortunada que soy y cómo ha cambiado mi vida desde que invertimos en bolsa.



Introducción

Hoy en día vivimos en una sociedad llena de redes sociales donde si no cuentas lo que te está pasando parece que no está sucediendo. Además, a veces me sorprendo a mí misma contando las maravillas de la inversión a largo plazo a mis allegados. Por el simple hecho de compartir nuestras vivencias y que a ellos también les vaya igual de bien que a nosotros.

Sin embargo, esto es solo un anhelo.

Por norma general, cuando hablamos del tema en cuestión más allá de recibir un interés por parte de los receptores, lo que nos topamos es con indiferencia. Sin ir más lejos, hace poco tuve mi despedida de soltera (los que nos sigáis en Instagram ya lo visteis). Mis amigas me llevaron a pasar el fin de semana a Málaga.

Esta ciudad nos encanta. Yo comenté que en unos años Ilde y yo viviríamos allí gracias a los frutos recogidos por la inversión en bolsa. En ese momento, solo dos amigas iban conmigo y la respuesta que obtuve fue un simple: ‘Ah, ¿si?’. No sé vosotros, pero si alguien me dice que siempre ha soñado con vivir en un sitio y que tiene la forma de alcanzar su sueño…yo preguntaría cómo lo hace para ver si yo también puedo conseguirlo.

Amigos

Como ya os conté en mis primeras impresiones sobre la bolsa, al principio me daba miedo este mundo por su mala prensa. Pero evidentemente mi experiencia empezó a cambiar mi forma de pensar. Esto es tal, que yo estaba tan convencida de lo bueno de la bolsa que a pesar de lo insegura que siempre he sido, lo empecé a comentar con mis amigos.

Generalmente, no suelo salirme de lo convencional. Soy una oveja más del rebaño y no me gusta llamar la atención. Y mucho menos iba a ir por ahí predicando las maravillas de la bolsa para que me miraran raro. Pero estaba, y estoy, tan segura de los beneficios de la inversión a largo plazo, que en cuanto empecé a ver los resultados de la misma, lo compartí con mi entorno.

Tenemos unos amigos, mis mejores amigos, que prácticamente desde el primer momento se interesaron por el tema. Recuerdo nuestras primeras conversaciones. Hacían mil preguntas y nos encantaba hablar de ello. Ellos tienen otro proyecto ahora mismo entre manos y consideran que no pueden iniciarse en la bolsa aún, por lo que ya el tema no es tan recurrente cuando nos vemos. Sin embargo, aunque sea en menor medida, su economía se ha visto mejorada porque ahora se preocupan más por ella.

Otro amigo dice tener un conocido que hace sus pinitos en el trading. Así que no le sorprendió el tema. Al principio sí que preguntaba algunas cosas. Pero como todo a lo que no le ves un resultado instantáneo, quedó en el olvido.



Caso un tanto especial

Y esto me lleva a otro amigo nuestro que cuando se enteró de nuestras peripecias en el mundo de la inversión pretendía que le diéramos la fórmula mágica sobre ganar mucho dinero rápidamente, aludiendo a las famosas Bitcoins de las que ya nadie parece hablar. Este último caso nos hace mucha gracia a Ilde y a mí. Os pongo en situación.

Este último amigo es marido de una amiga de la adolescencia.

Ambos tienen un amigo que nos sigue en Instagram. Siempre se ha interesado mucho por este tema. Nos preguntaba con asiduidad y nos seguía muy de cerca. Un día hablando con mi amiga, le comenté de lo contentos que Ilde y yo estábamos por el interés del chico este.

En cuanto ella se enteró de tal cosa respondió: ‘Creo que voy a tener que hablar con él y decirle que no se meta en cosas raras…’. Yo le dije que no había nada de raro en invertir en bolsa. Que no había ni trampa ni cartón siempre y cuando las cosas se hagan con cabeza. Pues bien, estoy convencida de que ella le paró los pies. Desde entonces, el chico no pregunta nada, ni se interesa por el tema.

¿Qué sacamos de esto? Pues nos parece paradójico que su marido quisiera minar Bitcoins (mucho más seguro que un buyandhold claramente (nótese la ironía)) y luego le aconseje a un amigo que no se meta en cosas raras por querer informarse de este mundo.

¡Lo que hace el no saber! Porque precisamente por su ignorancia, un amigo suyo se ha dejado influenciar por ella y probablemente lo haya apartado de una mejora en su vida, financieramente hablando.

Familia

Mi Padre

Mi padre siempre ha sido un hombre tradicional, de no jugar con el dinero. Siempre anda con pies de plomo y su speech es: ‘ten cuidado donde te metes‘. Esto le ha venido muy bien a lo largo de su vida.

Una vez un conocido le propuso un negocio supuestamente revolucionario que olía a estafa piramidal desde lejos. Yo era pequeña y claramente no recuerdo los detalles, pero sí recuerdo que mi padre rechazó aquello rotundamente. Ese conocido acabó arruinado.

No recuerdo cuándo ni cómo le dije a mi padre que invertía en bolsa. Creo que no fue una confesión como tal. Solo lo fui comentando poco a poco y ya. Él nunca me ha dicho nada, no me ha juzgado ni ha puesto el grito en el cielo como yo pensaba porque es más del perfil de andar con pies de plomo. Mi padre no es un hombre estudiado y no ha tenido oportunidad de estudiar, pero sabe mucho de la vida y lo considero un hombre sabio.

En este caso creo que tiene mucha confianza en Ilde y en mí. Sabe que no somos personas que nos dejemos «estafar» por así decirlo. Así que, aunque no esté puesto en el tema, no se preocupa de que estemos haciendo una locura.

Mi Madre

Por otro lado, mi madre siempre ha sido una ahorradora nata. Yo lo he aprendido de ella. Siempre la recuerdo como una hormiguita guardando y recorriendose todos los supermercados para ahorrarse un euro.

Ella hoy por hoy me hace saber constantemente lo que le gustaría tener unos ahorros que poner a trabajar. Por mucho que quieran mis padres están camino de la jubilación a trancas y barrancas.

Su capacidad de ahorro es prácticamente nula, por los ingresos que tienen. Mi madre es una fiel seguidora nuestra y no conozco a ninguna persona que se alegre más por nuestro éxito financiero (hasta el momento es así) que ella. O al menos es la que así nos lo hace saber.

Mi Hermano y Cuñada

Y por último, mi hermano siempre ha sido nulo para las matemáticas. No le dejes a él que lleve la economía doméstica de casa porque no sirve para eso. Es de pura humanidades.

Mi cuñada en cambio, es una mujer muy inteligente y ella es la que controla esto. En más de una reunión familiar la he visto hablando con Ilde sobre el tema de la bolsa. Cierto es que con la locura de mis tres sobrinos y toda mi familia reunida, no hay mucha cabida para una conversación más profunda.

Pero simplemente con interesarte por el tema, ya tu vida cambia. Ella es americana, y en EEUU le dan más importancia a la educación financiera. Para ella no ha sido algo tabú ni nada por lo que llevarse las manos a la cabeza.



Despedida 

Nos sentimos en general arropados por los nuestros.

Todo nuestro entorno nos respeta. Para nosotros es un alivio que ellos sepan que nuestro objetivo es alcanzar la independencia financiera. Es cierto que no necesitamos el beneplácito de nadie para hacer con nuestro dinero lo que queramos. Pero para nosotros es importante que sepan que la inversión en bolsa se ha convertido en un aspecto primordial en nuestra vida. Aunque nadie de mi entorno haya dado el paso para invertir, al menos se habla sin miedo, y no tenemos que ocultar por qué nos va tan bien.

Aún queda gente de nuestra familia que no lo saben. Y es que tampoco vamos con una campanita gritándolo a los cuatro vientos. Pero ahora que se acerca nuestra boda esto va a cambiar. Ya que habrá algún que otro guiño y referencia al blog en ella.

Hace al menos un mes, mis tios nos invitaron a merendar a su casa. Y cuando nos íbamos, mi tía nos preguntó a Ilde y a mí si teníamos lista de boda para hacernos un regalo o si directamente nos regalaba acciones de alguna empresa. Parece un comentario tonto, pero a Ilde y a mí nos sorprendió la naturalidad del mismo y lo cómodo que cada vez más nos sentimos.

Algunos de vosotros comentasteis en esta misma entrada que Ilde hizo que preferís no decir nada por el qué dirán . Que llegado el momento de ser IF os mudaríais a otra ciudad por lo que puedan pensar. Nosotros respetamos a todo el mundo, pero en nuestro caso pensamos que no hacemos nada malo ni ilegal por lo que tengamos que ocultarnos. De hecho si alguien quiere saber cómo lo hacemos, no tiene nada más que leer este blog y preguntarnos.

Y vosotros… ¿No os sentiríais así? ¿Os quitáis un peso de encima cuando lo comentáis a vuestro entorno? ¿No pensáis que ya es hora de hablar abiertamente de este tema? ¿Que no es nada de lo que avergonzarse? ¿O es que aquellas personas que se ganan el dinero de una forma ilegal puede ir alardeando de los cochazos que tienen y de la pedazo de vida que llevan y nosotros que nos estamos currando nuestro futuro tenemos que pensar en el qué dirán?

Si te ha gustado, por favor, puntúa el artículo con las estrellas de abajo y/o compártelo.

No te olvides de suscribirte al blog para no perderte nada de lo que publicamos. También puedes seguirnos en Twitter donde comentamos casi a diario. Sigue nuestra faceta más personal en Instagram.

Poco a Poco…

¿Te gusta lo que hacemos? ¡Invítanos a un café! ¡Gracias!

Suscribirme
Avísame de
guest
46 Comentarios
el más nuevo
el más antiguo el más votado
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios