Lista de ventas

Aunque nos caracterizamos, sobre todo, por comprar, también hemos hecho alguna que otra venta.

Si bien una de las máximas de la estrategia que seguimos es no vender nunca, la realidad es bien distinta. Nosotros siempre hemos considerado esta regla no escrita con matices. Lo ideal es no vender nunca, pero hay excepciones.

Aunque pueda parecer que no vendemos nunca, lo cierto es que, por diferentes motivos, lo hemos hecho hasta en 11 ocasiones.

Veamos ahora todas nuestras ventas y el por qué de ellas.



Pérdida de confianza en la empresa

Es la razón más común en nuestro caso. Es normal comprar empresas al principio que no van con tu filosofía o estrategia. De esto no te das cuenta hasta que adquieres conocimientos y experiencia. Conforme va pasando el tiempo te vas dando cuenta que, con lo que sabes hoy, nunca habrías comprado esta o aquella empresa.

Por este motivo nos hemos deshecho de:

  • Caixabank (primera empresa que compré muchísimo antes de interesarme este mundo)
  • OHL
  • BBVA (terminamos de deshacernos de ella completamente)
  • Técnicas Reunidas
  • Mapfre: la última en salir. Nos hemos quedado con 1/3 de la posición todavía. Su mala evolución del dividendo con continuas bajadas o congelaciones nos ha hecho perder la confianza en la empresa. Y por tanto propiciado su venta.

Traspaso de cartera

Lo ideal sería no tener que traspasar o de hacerlo, pagar la comisión de traspaso. Sin embargo hay ocasiones en las que hay que traspasar (porque el broker haya cambiado las condiciones, por ejemplo) o no se pueda (por ejemplo porque las cuentas tienen diferentes titulares).

En nuestro caso, tenemos cuentas en diferentes brokers y con diferentes titulares. Al ser diferentes titulares en todas las cuentas, no se puede hacer traspaso, por lo que no había más remedio que vender para comprar después.

Este fue el caso de Inditex, BBVA y Telefónica. Todos estos paquetes estaban comprados a nombre de Sheila y se vendieron íntegramente. Luego solo recompraríamos Inditex. Nos sirvió para deshacernos de una parte BBVA y de Telefónica.

También vendimos Red Eléctrica para poder cerrar de una vez por todas la cuenta en DeGiro. ¡¡Nos pedían 100€ por traspasarla!! Pagamos los 3€ de comisión de compra y listo.



Obligación

Aunque pueda parecer raro, puedes estar obligado a vender. Por ejemplo, por una OPA de exclusión. Otro ejemplo sería afrontar un imprevisto muy grande al que no puedes hacer frente con el colchón y necesitas vender parte de tu cartera para cubrirlo.

De este tipo solo hemos tenido una por el momento. Vendrán más casi seguro.

Se trata de Abertis. Seguro que la recordáis porque fue hace «4 días». Abertis fue opada por Atlantia y preferimos vender antes que recibir acciones de la empresa italiana. Empresa que ni conocíamos antes de este tema. Además de estar en un mercado poco favorable fiscalmente (26% retención en Origen).

Fiscalidad Ventajosa

Tener varios brokers con titularidades diferentes no es solo negativo. También tiene su lado positivo. Te permite, por ejemplo, vender en un broker generando minusvalías y comprar en otro para mantener la posición y poder compensar esas minusvalías.

De este tipo solo hemos hecho una. Y finalmente acabamos desprendiéndonos de ella. Podíamos habernos ahorrado alguna que otra comisión, pero todo tiene un precio. Hablamos, como no, de Técnicas Reunidas.

En principio la idea era aflorar pérdidas en la cuenta a mi nombre para compensar con las plusvalías obtenidas por la venta forzosa de Abertis y comprarlas en la cuenta de Sheila para mantener la empresa.

Sin embargo, el estancamiento de ésta y su dividendo, propiciaron su posterior venta definitiva como ya hemos visto más arriba.

Evolución de las ventas

¿Cómo han evolucionado estas empresas tras la venta? Pues ni idea. Solo controlamos Telefónica y Mapfre, porque seguimos teniendo algún paquete.

Del resto de empresas que salieron de nuestra cartera, no tenemos ni idea. ¿Qué sentido tendría mirarlas si no nos interesan? Es algo que los primeros 2-3 días nos costó asimilar. Supongo que es normal. Acabas de vender y quieres creer que has tomado la decisión correcta. Miras si eres más listo que nadie y la empresa baja justo después de tu venta. Nah, no merece la pena.

Pensábamos que nos iba a costar más asimilarlo, pero no fue así. 2-3 días como digo y adiós para siempre.



Despedida

Nos ha sorprendido un poco ver 11 ventas a lo largo de nuestra vida inversora. Sin embargo, al ver los motivos de cada venta, nos hemos dado cuenta que muchas de ellas han sido forzados por la situación: opa, traspaso de cartera, fiscalidad…

Al final, 6 de ellas han sido por iniciativa propia. Empresas con las que no nos sentíamos cómodos y que nunca debimos comprar (siempre según nuestra opinión).

Aunque siempre decimos que no se debe vender, ya hemos visto que hay veces en las que hay que hacerlo. Bien por obligación o bien por convicción. Estamos muy orgullosos que ninguna de estas ventas ha sido por especulación, por grandes plusvalías acumuladas o por avaricia. Y esto es lo importante. No se debe vender nunca por avaricia o porque una empresa se haya revalorizado mucho. Estamos aquí por los dividendos.

Y vosotros…¿Soléis vender a menudo? ¿Cuales son los motivos que os han llevado a ello? ¿Cuál ha sido vuestra última venta y por qué? 

Si te ha gustado, por favor, puntúa el artículo con las estrellas de abajo y/o compártelo.

No te olvides de suscribirte al blog para no perderte nada de lo que publicamos. También puedes seguirnos en Twitter donde comentamos casi a diario. Sigue nuestra faceta más personal en Instagram.

Poco a Poco…

¿Te gusta lo que hacemos? ¡Invítanos a un café! ¡Gracias!

Suscribirme
Avísame de
guest
11 Comentarios
el más nuevo
el más antiguo el más votado
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios